Skip to content
Open navigation
How_to_Address_Minority_Health_Disparities_Through_Simulation_Hero.jpg How_to_Address_Minority_Health_Disparities_Through_Simulation_Hero.jpg

Cómo abordar las disparidades en la salud de las minorías mediante la simulación

Diversidad en la formación en salud

En los Estados Unidos, aproximadamente el 36% de la población pertenece a un grupo minoritario racial o étnico, y solo se espera que este porcentaje crezca.1 A medida que EE. UU. Se vuelve cada vez más diverso, también lo hace la población de pacientes. Y esto debería afectar la forma en que los profesionales de la salud se capacitan para sus funciones.

En comparación con los pacientes blancos, los miembros de minorías raciales y étnicas tienen menos probabilidades de recibir servicios de salud preventivos y, a menudo, reciben una atención de menor calidad.2 Incluso después de considerar los ingresos, el vecindario y el seguro médico (factores que generalmente se utilizan para explicar las disparidades raciales), los pacientes negros todavía tuvieron peores resultados de salud que los pacientes blancos.3 Para combatir las disparidades en la salud, los expertos dicen que los proveedores deben reconocer que tanto el racismo estructural como los sesgos implícitos existen en la atención médica.4

2x

Los pacientes afroamericanos tienen el doble de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular. *

40%

Los puertorriqueños reportan la tasa de depresión más alta con un 40%. **

57%

Los hombres asiáticoamericanos y de las islas del Pacífico tienen un 57% más de probabilidades de morir de cáncer de hígado. ***

Los datos muestran que la población de EE. UU. Seguirá volviéndose más diversa, y esto significa que se espera que el método de tratar a todos los pacientes de la misma manera se disuelva por completo. A menudo, se elogia la formación en simulación por la oportunidad que ofrece a los alumnos de interactuar con un paciente "real". ¿Por qué no realzar este realismo utilizando un perfil de paciente completo, completo con diferencias raciales, étnicas, socioeconómicas, geográficas y religiosas?

A continuación, compartimos cómo la simulación puede preparar a sus alumnos para tratar a pacientes que forman parte de una minoría racial o étnica. Específicamente, nos enfocamos en la importancia de desarrollar la competencia cultural y la sensibilidad a la alfabetización en salud en los pacientes. Al enfocar sus esfuerzos de capacitación en el tratamiento de pacientes de minorías y crear conciencia sobre las disparidades de salud existentes, sus alumnos mejorarán inevitablemente su capacidad para tratar a todos los pacientes.

Desarrollar la competencia cultural en los alumnos

Las minorías raciales y étnicas representan más del 25% de la población total de EE. UU., Pero solo el 10% de los proveedores de atención médica del país.5 Si bien los sistemas de atención médica son muy conscientes de que la diversificación del personal y los puestos de liderazgo es fundamental, los expertos también señalan la necesidad de educar a todos. proveedores para reconocer por qué son importantes las diferencias culturales.

La atención culturalmente competente y centrada en el paciente se centra en las diferencias culturales, las necesidades, los valores, las preferencias y las disposiciones de atención individualizadas de cada paciente como un método para alcanzar el mejor resultado posible para el paciente.6 No es tanto un punto final por el que luchar sino es un proceso de aprendizaje continuo para los profesionales de la salud. La buena noticia es que el desarrollo de la competencia cultural no requiere que los proveedores sean de la misma raza o etnia que sus pacientes. Sin embargo, requiere que los proveedores adapten la forma en que se comunican, evalúan y diagnostican a sus pacientes individuales.

La formación en competencias culturales puede mejorar:7

El conocimiento, la comprensión y las habilidades de un proveedor de atención médica para tratar a los pacientes

La satisfacción del paciente de un profesional de la salud

It can be difficult to teach cultural competence through textbooks and lecture alone. Research shows that it is best learned over time and should involve a self-reflection process.8 Simulation can help to create a learning environment that is representative of the diverse society learners will be serving. And, simulation debrief can provide a setting that is conducive for each learner to reflect on their attitudes and behaviors.

A bi-national study showed that nursing students improved in their cultural awareness after participating in a simulation experience.9 In this study, learners used an assessment checklist as a guide to understand their simulated patients. While the checklist reinforced questions and observations that are important in a cross-cultural (or any) patient interaction, the simulation itself provided the opportunity to put theory into practice.

Una simulación exitosa...

La paciente simulada es una mujer india Cherokee con una queja de sangrado menstrual anormal que es resistente a la atención ginecológica de proveedores masculinos. Después de la simulación, los alumnos descubren que diagnosticaron y trataron mal al paciente. Se dieron cuenta de su incapacidad para detectar señales culturales y el impacto que tenía en la atención general de su paciente.10

 

La simulación puede ayudar a crear una experiencia de aprendizaje reveladora, lo que lleva a una mayor conciencia de sí mismos en los estudiantes que de otra manera serían difíciles de alcanzar. La competencia cultural que pueden obtener del entrenamiento en simulación puede, en última instancia, salvar la vida de los pacientes de minorías.

Mejoramiento de la capacidad del alumno para manejar la baja alfabetización sanitaria del paciente

Un mensaje dicho no es necesariamente un mensaje entendido. Para las interacciones paciente-proveedor, en las que los profesionales de la salud a menudo pueden sobrestimar los conocimientos sobre salud de un paciente, esto puede ser muy cierto. Dependiendo de la comprensión que tenga el paciente de su propia salud y de la capacidad del proveedor para comunicar información en términos simples, se puede perder mucho contexto.

Desde el conocimiento de salud autoinformado hasta los comportamientos preventivos, el manejo de enfermedades crónicas y la hospitalización, las personas con conocimientos de salud limitados obtienen peores resultados que los que tienen conocimientos de salud.11Aún más inquietante es que los grupos étnicos y raciales minoritarios, y los que están en desventaja socioeconómica, los ancianos o los inmigrantes, tienen limitaciones desproporcionadas en su conocimiento de la salud.12 Esto puede llevar a que los pacientes eviten la atención por completo, la falta de adherencia a la medicación, costos médicos más altos, y un camino ineficiente hacia la recuperación13,14.


Se estima que el 41% de los latinos carecen de habilidades básicas de alfabetización en salud.15


Para los profesionales de la salud (actualmente en ejercicio o en formación), esta es un área en la que la formación con simulación puede ofrecer una gran mejora. Además de desarrollar la competencia cultural, los estudiantes pueden trabajar deliberadamente para fortalecer sus habilidades de comunicación interpersonal para facilitar conversaciones saludables entre el paciente y el proveedor. Esto puede incluir ganarse la confianza del paciente, ayudarlo a comunicar sus necesidades y facilitar la toma de decisiones compartida al sopesar las opciones de tratamiento.16

La investigación de estudiantes de licenciatura en enfermería mostró que la simulación evocaba la empatía de los estudiantes y afectaba su comunicación futura con los pacientes.17 Un estudio separado mostró que la simulación clínica se puede utilizar para obtener las actitudes de los estudiantes hacia situaciones interculturales y, posteriormente, mejorar las habilidades de comunicación y enfermería.18 Al desarrollar la empatía y las habilidades del alumno, los proveedores están mejor preparados para entrevistar, comunicar información médica y brindar tratamiento a pacientes de diversos orígenes étnicos y raciales.

Si está buscando formas para que sus alumnos desarrollen su sensibilidad hacia los pacientes de una minoría racial o étnica, es posible que desee considerar el entrenamiento con simulación como una solución. Los alumnos pueden mejorar sus habilidades de evaluación de pacientes adoptando un enfoque consciente de la alfabetización en salud, lo que puede conducir a diagnósticos más precisos, una mejor adherencia a la medicación y más vidas salvadas.

Cómo preparar a la próxima generación de profesionales de salud

La Oficina de Trabajo de EE. UU. Proyecta una demanda de 1,1 millones de enfermeras nuevas para 2022, cuando la población que envejece requerirá 575.000 puestos de nueva creación además de los reemplazos de las 550.000 enfermeras que se espera que se jubilen19. Se espera que los niños de la nación formen parte de una raza o grupo étnico minoritario.20 Esto significa que aumentar el número de proveedores y diversificar los proveedores son objetivos importantes para la atención médica. Sin embargo, los expertos dicen que es igualmente (si no más) importante aumentar la diversidad y la competencia cultural de esos proveedores.21

Para capacitar de manera efectiva a la próxima generación de proveedores de atención médica y prepararlos para tratar a pacientes de todos los orígenes, Laerdal se compromete a desarrollar nuestras soluciones de simulación más populares en diferentes tonos de piel. Al usar la simulación para entrenar para diversos cuerpos de pacientes, los estudiantes deben conocer el impacto de las características culturales en la atención de un paciente. Un simulador en un tono de piel más oscuro sirve para agregar realismo a la situación, en lugar de depender únicamente de la imaginación.

Por encima de todo, la simulación puede ayudar a que sus alumnos se conviertan en profesionales de la salud atentos y meticulosos en sus observaciones. En primer lugar, debe llevar a los alumnos de un estado de "incompetencia inconsciente" a "incompetencia consciente"; solo entonces podrá entrenarlos para que se conviertan en proveedores de atención médica completamente competentes.

Los estudiantes pueden comenzar a valorar el impacto de su comprensión cultural y aplicar esa comprensión a su papel de salvar vidas. La formación para cuidar de diversos orígenes étnicos y raciales inevitablemente mejora la atención para todos.

Let's talk about diversity in your training

We will handle your personal contact details with care as outlined in Laerdal's Privacy Policy.

We will handle your personal contact details with care as outlined in Laerdal's Privacy Policy.

References

  1. Centers for Disease Control and Prevention. (2019). Minority health. Retrieved from https://www.cdc.gov/minorityhealth/index.html
  2. Hostetter, M. & Klein, S. (2018). In focus: Reducing racial disparities in health care by confronting racism. The Commonwealth Fund. Retrieved from https://www.commonwealthfund.org/publications/newsletter-article/2018/sep/focus-reducing-racial-disparities-health-care-confronting?utm_campaign=tw&utm_source=hs_email&utm_medium=email&utm_content=66476869&_hsenc=p2ANqtz-93AREu3mcWTbSh4JHFNlbvVkjj-sGbEY1fF8IBGhSRITuWF842vYkLO_02Lj4URyZJWbXKEY0JnerP1C33ImkdzEFwlzKOueBxyaDA4F22W-Hph5g&_hsmi=66476869
  3. Ibid.
  4. Ibid.
  5. National Conference of State Legislatures. (2014). Workforce diversity. Retrieved from http://www.ncsl.org/documents/health/workforcediversity814.pdf
  6. Lau, P., Woodward-Kron, R., Livesay, K., Elliott, K., & Nicholson, P. (2016). Cultural respect encompassing simulation training: Being heard about through broadband. Journal of Public Health Research, 5(1), p. 657. DOI: 10.4081/jphr.2016.657
  7. Country Health Rankings. (2018). Cultural competence training for health care professionals. Retrieved from http://www.countyhealthrankings.org/take-action-to-improve-health/what-works-for-health/policies/cultural-competence-training-for-health-care-professionals
  8. Young, S. & Guo, K.L. (2016). Cultural diversity training: The necessity of cultural competence for health care providers in nursing practice. The Health Care Manager, 35(2), p. 94-102. DOI: 10.1097/HCM.0000000000000100.
  9. Grossman, S., Mager, D., Opheim, H.M., & Torbjornsen, A. (2012). A bi-national simulation study to improve cultural awareness in nursing students. Clinical Simulation in Nursing, 8(8), p. 341-346. DOI: https://doi.org/10.1016/j.ecns.2011.01.004
  10. Morell, V.W., Sharp, P.C., Crandall, S.J. (2009). Creating student awareness to improve cultural competence: Creating the critical incident. Medical Teacher, 24(5). DOI: https://doi.org/10.1080/0142159021000012577
  11. El-Toukhy, S. (2018). Health literacy: Why it matters for minority health and health disparities. U.S. Department of Health and Human Services Office of Minority Health. Retrieved from https://www.minorityhealth.hhs.gov/Blog/BlogPost.aspx?BlogID=1245
  12. Ibid.
  13. Abderrahman, B. (2017). Health literacy, medication adherence and thriving healthcare systems: Connecting the dots. The Pharmaceutical Journal. Retrieved from https://www.pharmaceutical-journal.com/opinion/insight/health-literacy-medication-adherence-and-thriving-healthcare-systems-connecting-the-dots/20203831.article?firstPass=false
  14. Howard, D.H., Gazmararian, J., & Parker, R.M. (2005). The impact of low health literacy on the medical costs of medicare managed care enrollees. The American Journal of Medicine, 118(4), p. 371-377. DOI: https://doi.org/10.1016/j.amjmed.2005.01.010
  15. Zaggar, M. & Ndefo, U.A. (2017). Medication nonadherence in the latino population: A challenge and an opportunity for specialized services. The Pharmacy Times. Retrieved from https://www.pharmacytimes.com/news/medication-adherence-in-the-latino-population
  16. El-Toukhy, S. (2018). See reference #14.
  17. Weekes, C.V.N. & Phillips, T.M. (2015). A mile in my patient’s shoes: A health literacy simulation for baccalaureate nursing students. Clinical Simulation in Nursing, 11(11), p.464-468. DOI: https://doi.org/10.1016/j.ecns.2015.09.001
  18. Ozkara San, E. (2015). Using clinical simulation to enhance culturally competent nursing care: A review of the literature. Clinical Simulation in Nursing, 11(4), p.228-243). DOI:  https://doi.org/10.1016/j.ecns.2015.01.004
  19. Robeznieks, A. (2015). Looming nursing shortage fueled by faculty shortfall. Modern Healthcare. Retrieved from https://www.modernhealthcare.com/article/20150124/MAGAZINE/301249971
  20. U.S. Census Bureau. (2015). New census bureau report analyzes U.S. population projections. Retrieved from https://www.census.gov/newsroom/press-releases/2015/cb15-tps16.html
  21. Altarum. (2019). Looking to the future: Improving the diversity of health care workforce. Retrieved from https://altarum.org/health-policy-blog/looking-to-the-future-improving-the-diversity-of-the-health-care-workforce

*Office of Minority Health. (2016). Stroke and african americans. U.S. Department of Health and Human Services. Retrieved from https://minorityhealth.hhs.gov/omh/browse.aspx?lvl=4&lvlid=28

**Howard, C. (2018). The state of minority mental health. Mental Health First Aid. Retrieved from https://www.mentalhealthfirstaid.org/external/2018/04/state-minority-mental-health/

***Families USA. (2019). Racial and ethnic health inequities among communities of color compared to non-hispanic whites. Retrieved from https://familiesusa.org/product/racial-and-ethnic-health-inequities-among-communities-color-compared-non-hispanic-whites